El Proyecto Butiá se ha ganado un lugar en gran parte de los centros educativos del país, partiendo desde una premisa simple pero sobre todo innovadora: construir robots de bajo presupuesto, aprovechando las computadoras facilitadas por el Plan Ceibal como parte del prototipo, para así promover el estudio de la robótica entre los jóvenes.

http://www.republica.com.uy/wp-content/uploads/2015/03/Imagen-037.jpg?w=580

LA REPÚBLICA habló con Andrés Aguirre, Federico Andrade y Bruno Michetti, docentes de la Facultad de Ingeniería y propulsores del Proyecto, para interiorizarnos aún más sobre el alcance del mismo.

El impulso de la robótica

Estos jóvenes docentes comenzaron a idear el Proyecto Butiá en 2007, con el objetivo de poder mostrar a los alumnos de escuelas y liceos una opción de estudio que hasta entonces no tenía demasiada promoción en las aulas: la robótica.

Teniendo en cuenta la cercanía y la presencia constante de la tecnología en nuestra vida cotidiana, la idea es mostrarla más allá su carácter de producto, “como algo que se puede estudiar, trabajar, entender cómo funciona”, señala Aguirre.

Si bien el proyecto comienza a gestarse en 2007, la financiación para llevarlo a cabo fue conseguida recién en 2009, por intermedio de la ANII, y a partir de entonces este grupo de docentes, acompañados de otros colaboradores, comenzaron a trabajar en el primer prototipo “Butiá”.


Continue Reading…