Según estimaciones, llevamos más 6.000 años construyendo a base de colocar ladrillos de forma manual, un proceso que no había sido posible automatizar… hasta ahora.

Fastbrick Robotics es una firma de tecnología en construcción con sede en Australia, quien en 2015 presentó un render de su robot de albañilería ‘Hadrian’.

Este robot era capaz de colocar ladrillos de una forma desenfrenada a un ritmo de 1.000 cada hora, o lo que es lo mismo, a un ritmo de dos albañiles humanos cada día.

A mediados de 2016, Fastbrick Robotics presentó un prototipo funcional de ‘Hadrian 105’, el robot que mostró en render pero con algunas mejoras. Entre sus características nos encontrábamos con la posibilidad de trabajar a un ritmo increíble que le permitía construir una casa en apenas dos días, esto con una baja participación de humanos.

Para septiembre de 2016, Fastbrick Robotics resolvía algunos detalles en el diseño de su robot de cara a tener un producto final que sería comercializado en los próximos años. Es así como nacía ‘Hadrian X’, que tomaba lo mejor de los anteriores diseños e incluso era capaz de superar la cifra de 1000 ladrillos por hora.

‘Hadrian X’ estaría montado en un camión, lo que le permitiría estar en una sola posición mientras construye. Contaría con un brazo de 28 metros que se encargaría de colocar todos los ladrillos para así crear toda la estructura de la casa. Pero además, este brazo también estaría diseñado para colocar el adhesivo en cada ladrillo, el cual es una mezcla distinta al cemento y que, dicen, permite tener una mejor eficiencia térmica en la estructura final.

Esta enorme máquina robótica podrá manejar ladrillos de distintos tamaños y diseños, incluso puede dejar espacios para el cableado y la plomería, además de que tiene la capacidad de escanear y cortar los ladrillos si necesitan tener un diseño especifico. Su funcionamiento se basa en una guía láser que pone los limites y marca las zonas exteriores donde deben ir montados los ladrillos.

Para comenzar el trabajo, sólo se necesitará cargar el diseño 3D en su sistema, ya que esta será la forma en que la máquina sabrá dónde va colocado cada ladrillo interior, y así pueda trabajar de forma automática sin la intervención de seres humanos.

Fuente: http://www.asiap.org


About Neville Charbonnier

No Comments

Be the first to start a conversation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *