El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizó una exploración en el último tramo del tunel hallado en la zona arqueológica con la ayuda de un robot.

 robot-tlaloc2-tcConocido como Tláloc II-TC, el robot cuenta con control y cámaras de video que operan de manera inalámbrica. Para desplazarse utiliza orugas de tracción y brazos que le permiten sortear los obstáculos bajo tierra. Para realizar el análisis cuenta con un escáner que toma medidas de 0.1 a 5 m por encima de la altura total.

El Tláloc II-TC fue utilizado para explorar los últimos 35 metros del túnel que se encuentra bajo el templo de la Serpiente Emplumada, donde se presume encontraría una cámara de más de dos mil años de antigüedad. La cuestión es que no encontró una, sino tres cámaras en el subsuelo, las cuales se dice que podrían contar con una configuración similar a aquellas que se descubrieron bajo la Pirámide del Sol hace cuatro décadas.

Los datos obtenidos por el escáner y las cámaras del Tláloc II-TC fueron de un recorrido de veinte metros dentro de un túnel donde preveen encontrar restos de los gobernantes teotihuacanos. Lamentablemente la exploración fue interrumpida ya que había exceso de lodo en el terreno, y será mañana cuando pueda reanudarse.

De acuerdo al INAH, esta es la tercera vez a nivel mundial que se utiliza un robot como el Tláloc II-TC para diseñar estrategias de excavación.

Tláloc II-TC se compone de tres mecanismos independientes, el primero es el citado vehículo transportador, que alcanza una longitud superior a un metro una vez desplegados sus brazos, que sirven para sortear toda clase de obstáculos.


En su parte más alta, a 45 centímetros, tiene un escáner que toma medidas desde 10 centímetros hasta cinco metros por encima de la altura máxima del carro, explicó Guerra, quien coordina al grupo de ingenieros y programadores que colaboran en el proyecto.

El escáner generará un mapa detallado del recorrido, así como de la cámara al final del túnel, cuya longitud se ha calculado en poco más de 100 metros.

El autómata se compone, además, de un robot “insecto” que es transportado por el vehículo principal, del cual desciende por instrucciones emitidas desde una computadora.

Dicho aparato mide 40 centímetros con sus brazos extendidos y porta una cámara infrarroja, y realiza la exploración a nivel del suelo evadiendo los obstáculos del terreno.

La tercera parte es un robot dotado de cuatro hélices que le permiten mantenerse suspendido en el aire y tomar imágenes con cámaras de vídeo.

En esta ocasión sólo será utilizado en exteriores debido a las corrientes de aire dentro del túnel y al espacio reducido del mismo, aunque podría utilizarse en otra etapa, explicó el INAH.

A más de dos años de haber comenzado la exploración del túnel, esta temporada se prevé decisiva para los investigadores, ya que de forma paralela al avance hacia lo que quizá sea una cámara principal se efectuará la exploración de dos cámaras intermedias descubiertas mediante georadar.

Las paredes y techo de estas cámaras se hallan recubiertos de un polvo compuesto de magnetita, pirita y hematita, que brindaba una luminosidad especial al lugar durante la ejecución de los ritos, indicó el INAH.

FUENTES:

http://www.fayerwayer.com/2013/04/mexico-robot-descubre-tres-camaras-subterraneas-en-teotihuacan/

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/633948bb74f012bc2fc49c15389dce8b


About Neville Charbonnier

No Comments

Be the first to start a conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.